lunes, 13 de septiembre de 2010

Durkheim: Las Formas Elementales de la Vida Religiosa (introducción y capitulo 1)

El objetivo de este libro, de acuerdo con el autor, es entender la naturaleza religiosa del ser humano a partir del análisis de las concepciones religiosas “más primitivas” en las diferentes sociedades alrededor del mundo.

En ese sentido Durkheim plantea que no existen pensamientos religiosos más bajos que otros ya que todos manifiestan maneras de explicar las grandes dudas de la humanidad aunque esto implique diversas visiones de mundo. Por otro lado es importante también reconocer que existen religiones: “que ponen en juego funciones mentales más elevadas, que son más ricas en ideal y en sentimientos, que entran en ellas más conceptos, menos sensaciones e imágenes, y que poseen una más sabia sistematización” (Durkheim, 1964: 4)

Con esto es importante manifestar que el autor quiere dejar de lado el esquema evolucionista con el que se ha tratado de entender la religión, llamando así a los ritos y ceremonias religiosas de las sociedades no occidentales: primitivas.

Por cuestiones de método Durkheim expresa que va a empezar su análisis con las primeras formas religiosas para entender los elementos que la componen en la actualidad y como se ha ido transformando con el paso del tiempo, ya que el único método aplicable para este fenómeno es el histórico.

Durkheim explica la aplicación de su metodología partiendo del descubrimiento de elementos en común entre las diferentes religiones del mundo tomando como punto de partida ciertas hipótesis, pasando de la observación de las cosas a un análisis más profundo.

En la segunda parte de la introducción el autor pasa a explicar como la religión, en sí misma, es: “…una cosa eminentemente social. Las representaciones religiosas son de representaciones colectivas que expresan realidades colectivas; los ritos son maneras de actuar que no surgen más que en el seno de grupos reunidos y que están destinadas a suscitar, a mantener o a rehacer ciertos estados mentales de esos grupos. ”
(Durkheim, 1964: 15)

Estudiar el fenómeno religioso ha sido de mucha importancia para las investigaciones científicas ya que este causa una gran incidencia en las sociedades y en el comportamiento de los individuos. El autor, analiza este fenómeno porque lo considera una representación de la sociedad y como una de las explicaciones que el ser humano ha creado para entender su realidad.

Durkheim comienza el primer capitulo de su libro expresando su objetivo el cual es conocer “el germen” o punto inicial de la religión en la historia del ser humano y para eso se necesita tomar como base la definición y características de la religión.

Pasa después por decirnos que antes de analizar este fenómeno religioso tenemos que olvidar ideas preconcebidas o prenociones, explicando el porque de esta sugerencia “metodológica” y luego, Durkheim, muestra ejemplos de estos errores en los trabajos y teorías de sus colegas cientistas e investigadores durante esa época.

Abordando tres ideas básicas con argumentos originales, precisos descarta cada una de las ideas de otros investigadores. El autor comienza a criticar duramente a otros teóricos que han trabajado con el fenómeno religioso.

La primera de las ideas que descarta es como una característica de la religión es “lo sobrenatural” ya que primero hay que entender que si existe lo sobrenatural debe existir lo natural por lo tanto también hay que saber y entender que es lo natural, para quienes y su contexto. A partir de esta base Durkheim se sujeta para expresar que no se puede asociar lo irracional con las fuerzas religiosas y lo racional con las fuerzas naturales porque primero hay que conocer que es irracionalidad y que es racionalidad, porque es así y para que sociedades. Concluye esta argumentación diciendo que nada tiene de irracional, ni sobrenatural la religión porque es una manera de explicarnos porque los acontecimientos y cuestiones diferentes a la cotidianidad suceden.

La siguientes dos ideas que refuta son las de la religión como algo divino y algo extraño ya que el objetivo de la religión es establecer un sistema de valores, costumbres y reglas sociales que nos digan como tenemos que vivir, como debemos actuar en diferentes situaciones utilizando como medios prácticos para asegurarnos de cumplir con estas normas y así lograr actuar de la manera “correcta” están las ritos, ofrendas, sacrificios, oraciones, invocaciones y no necesariamente estos medios prácticos tenían que estar dedicados a un dios o un ser con capacidades sobre humanas como es el caso del budismo y del jainismo y que son, según Durkheim, una etapa superior de la etapa en la que se encontraban que era el brahmanismo de la cual ambas se derivaron y en la cual se considera al ser humano y su satisfacción personal como centro de la religión.
Explica luego como es que cada uno de estos medios cumplen con la función que se les es otorgada, para cumplir con las normas y comportamientos determinados. Ahora que ya ha descartado varias teorías comienza a plantear la primera idea de lo que sería necesario para entender el fenómeno religioso que es conocer los aspectos en los cuales se ubican estos fenómenos: los ritos y las creencias.
Sobre los ritos, Durkheim, dice que son prácticas que persiguen un fin y la funcionalidad de la práctica que realizamos para alcanzar nuestro fin está determinada por las creencias. Las creencias son parte de una conciencia colectiva, un conjunto de normas, valores y costumbres establecidas socialmente que nos dicen como vivir.

A partir de ahí el autor separa las cosas profanas; que desde nuestro punto de vista son las acciones que transgreden o se oponen los ideales del modo de vida, y las cosas sagradas. Para entender esto hay que saber que lo sagrado tampoco se tiene que relacionar con “lo superior” o extraordinario, porque las cosas pasar a ser sagradas cuando cumplen con el sentido o significado que tenga para nosotros, es decir su función que nos ayuden a cumplir con satisfacciones personales que están determinados por la conciencia colectiva.

Después Durkheim muestra otra idea que será parte de la definición de religión: como un conjunto de partes que son diferentes y que forman un sistema de valores que nos dan una explicación de nuestra visión del mundo y estos valores nos dicen como actuar y vivir.

La siguiente idea que desarrolla, y que de acuerdo con él, falta para completar la definición de religión, es el porque se hacer una distinción entre magia y religión; en pocas palabras es el sentido de grupo y de unidad que se le da a la religión y que es de lo cual carece la magia ya que se ve como practica más individualizada y los vínculos son poco durables.

Entonces para concluir con este capitulo, Durkheim termina definiendo la religión como un sistema de creencias – normas, valores – de un grupo social determinado - la iglesia y el sentido de colectividad - que permiten al ser humano conseguir un ideal de vida que está implícito en las normas y valores que dependen de medios prácticos que nos sirvan para cumplir con estas normas, y las cosas sagradas que son tanto objetos como acciones que nos permiten estar más cerca del ideal de vida.


bibliografía:

Durkheim, Émile
1968         Las Formas Elementales de la vida Religiosa. Buenos  Aires,  Schapire.


1 comentario: